fbpx

Vivir el sufrimiento sin morir en el intento

1

Vivir el sufrimiento sin morir en el intento es posible, pero hay mucho que aprender. El Sufrimiento debemos vivirlo y es algo que no podemos prevenir del todo.

Pues, vivir el sufrimiento es reconocer que es un proceso y que este viene por muchas razones a nuestra vida.

El sufrimiento, vivirlo y aceptarlo no puede llevarnos a la depresión ni mucho menos a la muerte, a menos que lo permitamos.

Vivir hoy como mujer moderna, mujer maravilla, independiente, fuerte, que todo lo puede, pero también continúanos teniendo un corazón sensible que quiere ser cuidado.

Es imposible no sufrir. Al contrario de lo que pensamos “como Dios es bueno cuando estamos en ÉL todo es bueno, todo es felicidad, no hay sufrimiento, no hay tristezas, no hay fracaso”

Pero te has mentido, Jesús dijo “en el mundo tendrás aflicciones” Juan 16:33

Vivir el sufrimiento es una realidad.

Hemos llorado, lloramos y lloraremos, hasta que Dios decida llevarnos.

No nos podemos mentir, hay que asumirlo, vivir los sentimientos, aceptar que tenemos tristeza, ansiedad, ira, entre otros.

¡Esta bien! y se siente bien una vez que vives el sentimiento y lo aceptas.

¿Sabes por qué debemos vivir el sufrimiento?

Porque Dios los creo, Dios creo la tristeza para hacerte un ser empático ante el sufrimiento de los demás, creo la ira para que cuando algo no esté bien lo rechaces.

Si esos sentimientos no existieran al ver lo injusto de este mundo caído por
causa de la maldad, yo me preocuparía.

Hay tantas situaciones que no podemos evitar, que escapan de nuestras manos y que nos hacen sufrir hoy.

Desde la economía, desastres naturales, la muerte de un hijo o algún familiar, el abandono de tu pareja, que se vaya con otra persona, que tus hijos no te valoran, que tu jefe sea un tirano, que te culpen de algo que no has hecho, que te difamen.

Existen un sinfín de situaciones que dependen o no de nosotras que nos van a llevar al sufrimiento.

Y como no podemos evitar que haya situaciones que nos hagan sufrir hay que aprender a vivir en medio de ello. Para empezar…

No seas como Job

Job era un hombre intachable para Dios, nunca lo negó, a pesar de
lo que le paso. Perdió todo, sus casas, sus hijos, su fortuna y además tenía una esposa hostil.

En medio de la tristeza, natural del duelo que estaba viviendo, como estaría
cualquier persona en su situación y no es para menos.

En medio de no entender porque Dios había permitido que todo eso pasara, comienza a decir en pocas palabras “es que yo soy bueno, no te he fallado, que tienes en contra de mí; la vida es tan corta“ (capítulo 13)

Sus amigos en ese momento le dicen “tú conoces los secretos de Dios? eres el más sabio que cualquiera aquí? no puedo creer que este cuestionando a Dios, por tu boca te condena Job” capítulo 15.

La verdad, gracias a Dios por esos amigos que nos hacen ver lo desviadas que estamos en los momentos de sufrimientos.

Primer paso para superar el sufrimiento

No olvidemos que Dios tiene el control, y todo lo sabe, y todo lo puede.

Pablo en la carta a los filipenses deja unos datos muy sencillo y eficaz para vivir estos tiempos de sufrimiento, tristeza, tiempos difíciles.

En toda la carta podemos ver las palabras de “gozo”, “regocijo”, y también
encontramos indicios de que la iglesia de filipenses estaba sufriendo por los “falsos cristianos”, v.1:16, y por los que se oponían v. 1:28.

Y Pablo en capítulo 4 da las instrucciones

¡Alégrense! ¿irónico?

Sí, aunque el autor deja claro que era una iglesia que se disfrutaba de Dios, y ya tenía gozo, les dice “Regocijaos en el Señor siempre. Otra vez os digo: ¡Regocijaos! v 4.

Fácil decirlo, escribirlo, pero hacerlo, NO.

Pero en el siguiente versículo, aparte de alégranos en Dios y su amor. Nos dice:

¡Sean amables! “su gentileza sea conocida entre todos”v. 5.

Sí, lo sé sigue siendo algo sin sentido ¿Cómo me va ayudar a sentirte mejor?

Cuando en lugar de estar con mala cara, aislarme del mundo, que es lo que normalmente quiero, le abro la puerta a la persona que va a entrar al banco cuando yo voy saliendo, y esa persona sonríe, las cosas comienzan a tomar sentido.

Aunque este versículo cierra diciendo “El Señor está cerca”, el llamado a ser amables más que por nuestro beneficio, es por amor al Señor y por servicio a Dios y para ser de testimonio y esto evidentemente trae recompensa.

Por nada te estreses:

El estrés es la enfermedad más común y popular de las ultimas décadas. La solución es fácil.

  • Da a conocer a Papá todas las cosas, problemas, pensamientos, tristezas, sufrimiento, estrés en el oración, llora si tienes que llorar, desahógate con Él.
  • Se agradecida, agradece porque Dios te ha escuchado, por lo que tienes, porque es un buen padre, no le da piedras a sus hijos y porque él tiene el control de la situación que estás viviendo. El es justo.

Cuando hacemos eso “la paz de Dios que sobrepasa nuestro entendimiento, nuestra inteligencia, guardara nuestros corazones en Cristo” v 4:7.

Sin embargo, las cosas no acaban allí, cuando estamos sufriendo es muy
difícil dejar de pensar en lo que nos hace sufrir.

¿Cómo controlar mis pensamientos tormentosos?

Piensa en todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro todo lo amable, todo lo que es de buen nombre, si hay alguna virtud algo digno de alabanza en eso piensa v. 8.

Es un ejercicio mental de todos los días, y cada vez que vengan los pensamientos.

No puedes evitar que los pájaros vuelen sobre tu cabeza, pero sí que hagan un nido

Lutero

No puedes evitar que los pensamientos vengan a perturbar tu maravilloso día, pero si tienes el control para cambiar lo que estás pensando, comenzar a pesar en todo lo bueno.

Por ultimo permíteme recordarte, aunque me odies, pero…

No existe la mujer fuerte del ciclo XXI a la que nadie le puede hacer daño, cenicienta sigue vigente.

Con cenicienta, me refiero a la mujer sensible, tierna, que se puede permitir ser vulnerable, que llora, que ama sin condiciones.

Aunque ustedes mis amigas no lo quieran aceptar, sufrimos, pero Dios permanece fiel y nos promete su paz, en medio de cualquier tormenta; tener fe es el arma secreta.

“Estas cosas os he hablado para que mi tengas paz. En el mundo tendréis aflicciones, pero confía (te fe) que yo he venido al mundo (toda la maldad)”

Juan 16:23

También puedes leer Cómo Reavivar la Fe

Share.

About Author

1 comentario

  1. Pingback: Cómo perdonar a los padres | Esposa Joven Hoy %

Leave A Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.