Venciendo el temor por tu matrimonio

Shape Image One
Venciendo el temor por tu matrimonio

Sientes temor que pase algo en tu matrimonio, que tu esposo te falle o le suceda algo o incluso, que tu puedas llegar a fallar como mujer, esposa o madre.

Todas de una u otra manera hemos experimentado temor, suelen venir esos pensamientos que nos atormentan con cosas que ni siquiera están sucediendo.

El temor o el miedo es algo con lo que lidiamos todos los días, específicamente, como mujer o esposa, no se si te has preguntado por cosas que temes en tu matrimonio.

Muchos de los temores que enfrentamos tiene que ver con la infidelidad, el abandono, accidentes o enfermedades y más; solo por mencionar el área matrimonial o de pareja.

¿Cuáles son los temores que como esposa sientes en tu matrimonio?

Hace poco preguntaba en las redes sociales por lo que muchas respondieron lo siguiente:

  • Que mi esposo me sea infiel o vuelva a serme infiel
  • Accidentes o enfermedades al conyugue
  • Abandono por parte del conyugue

La verdad no pensé que muchas mujeres respondieran a esa pregunta y fue super interesante darme cuenta que sin duda, ¡Si! La mayoría tiene temores en cuanto a su relación.

Aún siendo mujeres de fe podemos experimentar miedos, ansiedades, desconfianzas y hasta paranoias.

¿Qué es el miedo o el temor?

El diccionario define al miedo como ese sentimiento que considera que algo perjudicial o negativo puede ocurrir.

El miedo es también una emoción natural que nos protege de un peligro real. En cambio, el temor es una emoción artificial que nos hace evitar o huir de situaciones de peligro imaginario.

El temor se designa como un sentimiento de inquietud o angustia que impulsa a huir o evitar aquello que se considera dañoso, arriesgado o peligroso.

Los principales efectos subjetivos del temor en tu matrimonio son

Ese sentimiento de temor que experimentas para con tu matrimonio puede ocasionar muchas cosas negativas que perjudican tu relación y tu estabilidad emocional.

Si ya perdonaste una infidelidad y temes que eso vuelva a ocurrir, estoy segura que queda una gota de falta de perdón en tu corazón y una suma de inseguridad o baja autoestima.

Al sentir constantemente esos temores puedes llegar a ser una mujer celosa, insegura, controladora, iracunda o muy sumisa.

Cosas que no están para nada bien si quieres ser una mujer que viva una vida equilibrada en todas las áreas de su vida, como Dios anhela que sea para cada una de nosotras.

¿Qué dice la biblia sobre el temor?

La palabra nos enseña sobre el temor de Dios como ese sentimiento de respeto, admiración y sumisión hacia Él y su voluntad. Es ese temor de no sentir su amor o su presencia, de perder nuestra salvación, de no agradarle ni vernos aprobadas por él, etc.

Pero quiero enfatizarte en este artículo sobre el temor humano, ese miedo que nos puede paralizar, causar angustias o depresiones.

Como referencia sobre el temor tomare varias versiones de 1 Juan 4:18

Sino que el amor perfecto echa fuera el temor. El que teme espera el castigo, así que no ha sido perfeccionado en el amor. NVI

En esa clase de amor no hay temor, porque el amor perfecto expulsa todo temor. Si tenemos miedo es por temor al castigo, y esto muestra que no hemos experimentado plenamente el perfecto amor de Dios. NTV

En el amor no hay temor, sino que el perfecto amor echa fuera el temor, porque el temor involucra castigo, y el que teme no es hecho perfecto en el amor. BLA

En amor no hay temor; más el perfecto amor echa fuera el temor: porque el temor tiene pena. De donde el que teme, no está perfecto en el amor. RVR

Vamos por parte… El perfecto amor solo lo disfrutamos a través del amor de Cristo, en ese momento en que aceptamos a Jesús en nuestro corazón y lo hacemos nuestro único salvador, su amor comienza a perfeccionarse y manifestarse en nosotras.

Allí dejamos el miedo, nos sentimos diferentes, muchas cosas de nuestra vida comienzan a cambiar, aunque en el transcurrir del tiempo esa fe comienza a menguar.

¿Cuándo comenzó el temor por tu matrimonio?

El temor suele apoderarse de nuestros pensamientos por las situaciones que hemos experimentado, pero también por cosas del pasado, situaciones que vivieron nuestros padres o que sufrimos con ellos.

Por ejemplo, hubo una chica que me comentaba que su madre le decía “no quiero que pases lo que yo pase” eso inconscientemente la hizo temerosa y desconfiada, hoy en día sigue luchando para confiar en su esposo y teme siempre que le sea infiel, es tanto que no disfruta su intimidad con él.

Otro ejemplo es cuando dicen “mis padres son divorciados y hoy estoy teniendo problemas con mi esposo, creo que iré por el mismo camino”

Muchas vivencias propias o ajenas se apropian de nuestros pensamientos y allí aprovecha el enemigo de sembrar las dudas y el temor al fracaso.

Y así vienen pensamientos de lo que más tememos, que ocurra algún accidente o enfermedad que ponga en riesgo nuestras vidas, la de nuestro esposo, que nos dejen solas, nos dejen por otra mujer, quedarnos como madres solteras, etc.

Pero la palabra nos dice lo siguiente:

Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad. Filipenses 4:8

No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta. Romanos 12:2

Destruyendo especulaciones y todo razonamiento altivo que se levanta contra el conocimiento de Dios, y poniendo todo pensamiento en cautiverio a la obediencia de Cristo, 2 corintios 10:5

Porque los que viven conforme a la carne, ponen la mente en las cosas de la carne, pero los que {viven} conforme al Espíritu, en las cosas del Espíritu. Romanos 8:5

Tus pensamientos deben estar en orden

Es necesario que entiendas que tus pensamientos deben estar en orden, debes ser llevados cautivos a la obediencia de Cristo.

La palabra nos anima a pensar en todo lo bueno, lo justo, en todo aquello que es digno, también nos insta a no poner nuestra confianza en las cosas del mundo, que renovemos nuestro entendimiento.

Esos temores que se gestan en tus pensamientos están hablando de la necesidad de las cosas espirituales, del cielo, del reino de Dios, de su poder, de su amor.

Necesitas vivir bajo las cosas del espíritu, necesitas rendirte al amor de Cristo, renovar tu entendimiento en la palabra de Dios.

Lo que me enseña 1 Juan 4:18 sobre el temor

Retomando lo que dice 1 Juan 4:18 puedo decir que, sin duda, si temo estoy esperando el castigo, es decir, esperando que lo que más temo, me suceda y surge la pregunta ¿Por qué vivimos así?

Con el mismo versículo puedo concluir que, vivimos así porque no hemos dejado que el amor de Cristo se perfeccione en nuestras vidas.

Y es triste y lamentable que vivamos así, necesitamos rendirnos de verdad a su amor, porque con ese amor es echado fuera de nuestras vidas todo temor.

La palabra es muy verdadera con todo lo que allí se expresa y se nos hace tan difícil creerla.

¿Cómo lograr vencer esos temores sobre tu matrimonio y más?

Como ya lo he mencionado, para vencer estos temores se hace necesario dejarnos inundar del amor de Dios, pero te diré algunas acciones que puedes comenzar hacer desde ya:

Anota todos tus temores.

Si es necesario que hagas una lista de esas frases que escuchaste que pudieron marcarte, de esas vivencias sobre tus padres o alguien cercano, aún de situaciones que viviste con tu esposo que aún no lograr soltar, escríbelas.

Ora por esos temores

Ora por todas esas cosas que anotaste y entrégale a Dios cada una de ellas.

Pide perdón a Dios

Reconoce delante de Dios que no has permitido que su amor se perfeccione en ti y pide que sea manifestado en tu vida y seas libre de todos ellos.

Estudia y escudriña su palabra

Hacer esto te ayudará a renovar tu entendimiento, a conocer más de Dios a entender lo que él puede hacer por ti y en la vida de tu esposo, te dará seguridad y paz ante toda situación.

Disfruta de ti y de tu familia.

Nadie es perfecto, si entendemos que en cualquier momento alguien puede fallar pero que mientras estemos pegaditas de Dios nada nos hará tambalear en la fe, estaremos seguras.

El nos ayuda en todas nuestras debilidades, simplemente es necesario reconocer que sin él nada podemos hacer y solo en él viviremos en paz y confiadas.

Así, mi querida, deja el temor, deja de esperar el castigo, no tiene que sucederte nada malo porque tienes a un Dios todopoderoso a tu lado, él cuida de ti y de los tuyos.

Si pasas por momentos adversos, recuerda que todo nos ayuda para bien, que el tiene grandes cosas para ti y cada adversidad te dejará una gran enseñanza, solo cree, búscale más y ríndete en su amor. Se que lograrar vencer el temor por tu matrimonio y más.

El Eterno te continúe bendiciendo

Puedes leer “Cómo evitar los celos en el matrimonio”

2 Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.