fbpx

Evitar el divorcio antes de casarte

1

No hay fórmula mágica para asegurar que todo estará bien en el matrimonio, pero si hay decisiones que puedes tomar antes de casarte y evitar el divorcio, decisiones que te pueden ayudar a romper patrones familiares, sociales y así poder llevar un matrimonio conforme al corazón de Dios.

¿Crees que puedes evitar el divorcio antes de casarte?

Yo considero que sí y te explicaré cómo.

Muchas mujeres piensan en no casarse por miedo a luego vivir y sufrir el proceso del divorcio.

Sin embargo si nos casamos pensando en el divorcio como método de salida al “sino me va bien”, “yo no me voy a aguantar nada de nadie” y cosas así,.

Le estamos dando nuestro enfoque al divorcio y no en las decisiones que debemos tomar para ser una esposa que ama, cree y trabaja en el matrimonio.

Y te puede suceder como a Job en su tiempo: “Ya he perdido la paz. Mis peores temores se han hecho realidad” Job 3:25-26

A lo que me refiero es que, es necesario enfocarse en lo que sí quieres para tu vida matrimonial y cómo lo lograrás, teniendo en cuenta que se requiere disposición, decisiones y acción.

Unos lo llaman ley de atracción o destino pero realmente son decisiones y pensamientos que tienen un efecto espiritual en nuestra vida, que no sucede por otra persona sino por nosotras mismas.

La sociedad o hasta la familia nos da ideas, muchas veces erradas acerca del matrimonio, lo hacen desde su experiencia o lo que piensan y al final no quiere decir que sea una verdad absoluta o que te vaya a suceder igual a lo que dicen o vivieron.

Hay aspectos que se deben tomar en cuenta para tomar decisiones sabias y con propósito para evitar el divorcio en tu vida:

Aspectos importantes para evitar el divorcio en tu vida

Que tus motivos para casarte sean correctos.

  • Tener presente que eres un ser completo, no necesitas una “media naranja”.
  • Eres feliz tú y desearás compartir esa felicidad y tu vida con alguien y no que ese alguien te haga feliz.
  • Tener claridad que esa persona será distinta a ti, porque viene con un estilo de vida diferente, esto para tener claro que será un proceso de adaptación al casarse, y se requiere paciencia, tolerancia, disposición, comunicación y acuerdo.
  • Tener disposición a trabajar en equipo; ya no vivirás con tus padres o sola, será necesario la comunicación y el acuerdo para tomar decisiones en el matrimonio.

Por otro lado evitar los Motivos incorrectos.

  • “Amor a primera vista”, dejándose llevar solo por el físico.
  • Falsas expectativas; “él es lindo y buena persona”, “todo cambiara cuando nos casemos”, “él es perfecto”…
  • Casarme para por fin tener relaciones sexuales; este aspecto se ve más en personas cristianas, ya que tienen como principio guardarse para el matrimonio, sin embargo esto no debe ser el motivo, porque el matrimonio no es solo eso.
  • Para salir de los problemas de casa; los problemas que no se solucionan en casa, se irán al matrimonio.
  • Porque ya llevamos muchos años de novios; se puede sentir un compromiso con la otra persona por llevar mucho tiempo con ella pero, si hay más problemas que buenas momentos, hay que evaluar si de verdad vale la pena mantener esa relación y casarse, porque el matrimonio no cambia el carácter de las personas.
  • Por miedo a quedarte sola; la presión social puede hacerte creer que tienes que casarte muy joven, porque si no perderás la oportunidad, pero no todos los casos son iguales, así que ¡Tranquila!, todo tiene su tiempo.
  • Porque salí embarazada; en ocasiones en esta situación por ser muy jóvenes o por tener creencias religiosas muy arraigadas obligan a casarse, sin embargo no es lo que recomiendo, ya que es necesario pensarlo muy bien, no es una motivación correcta, recomiendo que ambos busquen y tengan acompañamiento, asesoría espiritual y profesional antes de tomar esa decisión.

Algo importante y que tal vez no te dicen…

Puedes tener un anillo de compromiso en tu mano y luego saber que quien es tu novio no es la persona correcta, eso no te obliga a casarte, aun estas a tiempo de no casarte, será un proceso doloroso pero no será más doloroso que un divorcio.

Y ¿si me voy a vivir con mi novio a ver si funciona y así veo si me caso?

El pensamiento de muchas es “Convivir juntos un tiempo es lo más indicado para conocer bien a esa persona antes casarme”.

Porque tal vez han estado rodeada de fracasos matrimoniales de parejas en su familia, amigas o personalmente lo han vivido.

Aunque eso pase a tú alrededor, no quiere decir que te pasará a ti, y que está bien, convivir juntos antes del matrimonio, Dios lo llama fornicación (tener relaciones antes del matrimonio) y es pecado.

Que todos respeten el matrimonio y mantengan la pureza de sus relaciones matrimoniales; porque Dios juzgará a los que cometen inmoralidades sexuales y a los que cometen adulterio. Hebreos 13:4 DHH

Eso quiere decir que llevar ese estilo de vida no le agrada a Dios y por lo tanto tiene un efecto espiritual negativo en tu vida.

Enfócate en lo que si debes hacer para llevar una relación guiada y bendecida por Dios; en matrimonio.

Para evitar el divorcio antes de casarte, es necesario que te prepares para el matrimonio, por eso te daré estos consejos…

Aspectos importantes que aprender antes de casarte:

  • Darle el primer lugar a Dios en cada área de tu vida; esto te ayudará a cómo actuar como mujer, novia y luego como esposa y a su vez a tener sabiduría para escoger a tu futuro esposo.
  • Sanar heridas emocionales de tu infancia; llevar una carga emocional de nuestra niñez es más común de lo que piensas, por eso ora para que Dios te muestre si hay algo que sanar y trabaja en eso.
  • Orden y limpieza (cocinar, planchar, lavar, ordenar…), te ayudará a ser más efectiva en tu desempeño en el hogar.
  • Administración y maneras de adquirir el dinero; trabajar, aprender a tener presupuestos, claridad en las prioridades.
  • Administración del tiempo; para poder darte tiempo a ti, a tu esposo, a los cosas del hogar.
  • Trabajo en equipo, te ayudará a luego acordar que hará cada uno en casa, lo que se hará con el dinero, al momento que vayan a tener hijos.
  • Conocer cómo piensan los hombres; esto nadie te lo dice, pero conocer cómo piensan los hombres, te ayudará a ser acertada en tus acciones, detalles, en tus límites y decisiones.

Aunque estés en casa de tus padres puedes desarrollar éstas áreas en el espacio, tiempo y con los recursos que tengas.

Aunque hay patrones familiares que se convierten en “normal” en nuestra vida; el convivir juntos, el divorcio, el estar con una persona casada… al final estaremos condicionadas a nivel emocional y espiritual a seguir esos patrones.

Sin embargo no es el deseo de Dios, por lo que El en su inmenso amor envió a su hijo para que nosotras al entregarle nuestra vida, decidamos llevar una vida que agrade a Dios, es un proceso pero es necesario hacerlo.

Ahora que estamos unidos a Cristo, somos una nueva creación. Dios ya no tiene en cuenta nuestra antigua manera de vivir, sino que nos ha hecho comenzar una vida nueva. 2 Corintios 5:17

Nuestra lucha es espiritual, a lo largo de la historia tanto en nuestra familia y la sociedad no ha apostado por la familia funcional, más bien enseña el no casarte, pone en duda y dice ¿para qué?, en tener una pareja solo para tener un hijo, estar con un hombre casado.

Pero el diseño de Dios es que haya unión en matrimonio, compromiso; familias funcionales y que se viva estos principios en tu vida, en tus hijos y así cada generación.

Y dijo Jehová Dios: No es bueno que el hombre esté solo; le haré ayuda idónea para él. Génesis 2:18

Aunque lo más fácil es todo lo que la sociedad dice, no quiere decir que está bien.

En cuanto a las cosas de que me escribisteis, bueno le sería al hombre no tocar mujer; pero a causa de las fornicaciones, cada uno tenga su propia mujer, y cada una tenga su propio marido.1 corintios 7:1-2

Puedes evitar el divorcio antes de casarte y para eso te invito a buscar a Dios en oración, leyendo la biblia para que así puedas vivir tu proceso, renovar tu mente de todas las creencias acerca del matrimonio y decidir con sabiduría.

 “El matrimonio no es el problema, el problema es casarse por las razones equivocadas y con la persona equivocada, y no tomar en cuenta a Dios en el noviazgo” Stephan Labossiere-Ricky Marroquin

También puedes leer: “La oración y la elección de pareja”

Share.

About Author

1 comentario

Leave A Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.