El Perfecto Amor echa fuera el temor

1 Juan 4:18 dice “en el amor no hay temor, sino que el perfecto amor echa fuera el temor, porque el temor lleva en sí castigo. De donde el que teme, no ha sido perfeccionado en el amor”

Hoy vivimos momentos de tensión, con este tema que invade a todas las naciones, donde el corona virus ha tomado protagonismo, he pensado que este 2020 sí que vino con grandes pruebas, sé que el Señor no deja de estar al control, el conoce, en su soberanía el por qué de todas las cosas, sin duda alguna él, es, el todopoderoso y sencillamente debemos reposar en él.

Me ha hecho meditar en estas preguntas… ¿realmente confiamos en él? ¿Nos invade el temor? ¿Que pasara si su venida es hoy, estaremos preparados?

Me parece que no, no estamos preparados. En estos días mi esposo escribió en uno de sus estados “si me toca partir con el Señor, estoy listo” y yo pensé “ay, que loco, todavía no es el tiempo” creo que por lo dificil de pensar en que no pueda estar físicamente con nosotras o que sería el fin de nuestras vidas y no poder ver a mis hijas crecer, casarse, ver a mis nietos, etc… o sea, pensé en todo un futuro por delante, pero… un momento, ¿qué pasa en mí? Me parece que la que no está lista, soy yo. Y creo que a muchas nos pasa esto.

El temor… cuando pensamos en la muerte, viene el temor, cuando pensamos en enfermedad, viene el temor y así, el temor nos invade en muchas circunstancias de la vida. Cuando pensaba en todo esto recordé que el Señor no nos ha dado un espíritu de temor, sino de poder, amor y dominio propio (2 Timoteo 4:6), y si, reflexiono y me pongo a cuenta con Dios, creo que es lo mejor.

Si su amor nos llena, ¿porque vamos a temer? Ese mismo temor es el que ha hecho que muchas personas salgan corriendo a hacer compras nerviosas, agotando el papel higiénico, la carne, los productos de aseo personal y de limpieza y muchos mas… es esa sensación de horror ante una crisis y en este caso por una pandemia que no deja de ser preocupante, pero la buena noticia es que así no será el fin de la humanidad.

Que solución te dará dejar los anaqueles vacíos, comprando cosas que tal vez no sean tan necesarias, y si, hay que estar preparados, tener las provisiones en casa, está bien, pero con esto quiero que sepas que, si dejas que el temor te invada, puedes enfermarte, actuar sin coherencia y la verdad hasta te quitara el sueño y eso no es más que… TEMOR y como dice 1 Juan 4:18, el que teme, no ha sido perfeccionado en el amor y ese amor es, el amor de Dios.

¿Sabías que el señor se perfecciona en tu debilidad? Y si hacemos una lista de debilidades, deberíamos anotar de primero “el temor” no escapamos de él, pero si lo podemos neutralizar, ¿Sabes cómo? Dejando que el amor de Dios se perfeccione en nosotras.

No le temas a las circunstancias, no le temas a la escasez, ni a la enfermedad, teme al Señor y aprópiate de esta linda palabra “Esforzaos y cobrad ánimo, no temáis, ni tengáis miedo de ellos, porque Yhwh, tu Dios es el que va contigo, no te dejará, ni te desamparara” (Deuteronomio 31:6) en estos tiempos es necesario meditar en la palabra de Dios y entender sus promesas para los que confiamos en El, “Y la paz de Dios que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús” (Filipenses 4:7)

Estas líneas estarían vacías si no escribo las únicas palabras que hacen vida en nuestro espíritu y para mi, la palabra de Dios es nuestra única fuente de paz, como dice en Filipenses 4:6 “por nada estéis afanosos, sino que sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias” por eso hoy te animo a hacer esta oración conmigo:

“Señor Jesús, gracias por tu amor, por tu palabra y tu presencia en mi corazón, hoy estoy delante de ti para agradecerte por las promesas que has dispuesto para mí, ayúdame a confiar más en ti y a dejar a un lado el temor. No permitas que la desesperación, la angustia y la incertidumbre me perturbe haciéndome perder la paz, trae paz a todas la naciones, que tu consuelo y alegría nos llene, muéstranos tu amor, sé que tú nos librarás de todo mal y que tu paz, que sobrepasa todo entendimiento reposará sobre cada uno de tus hijos, que estos tiempos sirvan para que muchos puedan buscarte y encontrar su salvación en ti, te amo y te honro por lo que tú ya has hecho, Amen”

¡Animo! Aprovechemos este tiempo en casa para buscarle, para disfrutar de nuestro hogar, de la compañía de nuestra familia, esposo, hijos, a meditar juntos en la palabra de Dios y que juntos, como familia oremos por las naciones.

Dios te bendiga más, si te gustó esta pequeña reflexión déjame tu comentario y compártelo con alguien que pueda necesitarla, sea Dios reconfortando los corazones.

4 comentarios sobre “El Perfecto Amor echa fuera el temor

  1. Karen dinakot dice:

    Amenn! Le creo totalmente a mi Señor, no te digo que en ningún momento no tuve temor, pero me dije: Karen que tienes? Ánimo tu Redentor vive y su Espíritu mora dentro de ti y los tuyos, ninguna enfermedad puede morar en ustedes… Yo creo fielmente que su sangre nos redimió y nos ha librado de todo mal. Un abrazo muy buen artículo amiga linda ????

  2. Myriam dice:

    Así es cuando,pensamos en el futuro,debemos descansar en el presente ,x qué sino estaríamos quejándonos..con nuestro padre.el sabe lo que es mejor,tenemos miedo al futuro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

quince + doce =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.