5 tips que te ayudarán en la relación con tu esposo que no comparte tu Fe

Todas queremos lo mejor en nuestro matrimonio, y le sucede a muchas mujeres que son Cristianas o recién deciden llevar una vida de fe, congregarse, leer la biblia, etc que sus esposos no comparten la misma fe ¿que hacer ante esta situación? Me gustaría muchísimo que pongas en práctica y sobre todo, me cuentes como te va aplicando estos 5 tips o consejos que te brindo a continuación:

  •  Amarlo y verlo como Dios lo ve.

Algo difícil es ver así, como Dios nos ve a nosotros, pero si somos mujeres de Fe y no podemos hacer esto, estamos fallando. Una vez una mujer especial me dijo “tienes que ver a tu esposo como Dios lo ve” y la verdad fue un shock, simplemente y muy calmadamente respondí “lo siento, yo no soy Dios” hoy… lo puedo entender. Y si, Dios es un Dios de amor y ese amor es tan grande que con nuestros ojos naturales y humanos es imposible comprender ese amor y dicho sea de paso, más imposible aun cuando llevamos heridas.

Ver a nuestros esposos como Dios lo ve, tiene que ver con que, en vez de juzgarle como un “pecador” “mala persona” “inconverso” “falto de fe” lo veamos como el hombre de propósito que es en Dios y oremos por él como Dios lo quisiera ver. Y así, nos libramos de quebrantar otros mandamientos de Dios como el de Respetar a nuestros esposos. Eso cambiara mucho tu perspectiva y sobre todo, lo amaras mucho más.

  • No le impongas que debe creer en Dios.

La imposición no es buena, nada se logra obligando a la gente a creer, de hecho, Jesús nunca obligo a nadie a creer en El, simplemente hacia sus milagros, predicaba y muchos creían, otros no, pero no se veía a Jesús condenando a la gente por eso. La biblia describe a un Jesús certero en sus acciones y palabras y eso era suficiente para redargüir a los que eran llamados.

  • Ser sabia al hablar y al accionar.

La mujer sabia edifica su casa, ¿Cuántas veces has escuchado eso? Yo me pregunte una vez… ¿Cuál casa? Creo que nuestra mente se imagina la casa física donde habita la familia y todo eso. Pero mi primera casa es mi cuerpo, mi mente, donde habita mi alma y espíritu, si soy sabia para edificar mi vida en la palabra de Dios, seré sabia para edificar la de mi familia y en este caso muy particular la de mi esposo.

Con sabiduría nos podemos expresar de la mejor manera de nuestro esposo y al momento de hablar y hacer cosas con él, esa sabiduría debe permanecer, con amor, respeto, consideración por él. Habla en amor, actúa en amor, determínate a ser una mujer de fe, con autoridad en Dios sin menospreciar ni irespetar a tu marido.

  • Demostrar el amor de Dios con tus actos.

Algunas mujeres que asisten a la iglesia, abandonan su labor dentro de casa, dejan a un lado la opinión de sus esposos, dejan de atenderle, de estar presentes en casa, por estar más tiempo dentro de la iglesia porque “ahí me siento bien” o “mi marido no va a la iglesia y eso no me va a apartar de Dios” pero, la realidad es que ahí, no reflejan nada del amor, el cariño, la comprensión de Dios.

El secreto siempre será que Dios se manifieste en nosotras con nuestros actos. Si Dios es nuestra guía, de seguro mantendremos el orden en casa para cumplir con las demás actividades. Demostrar el amor de Dios trata en siempre escuchar a tu esposo, atenderle, no dejarle a un lado por el hecho de que no comparta tu fe. Tu esposo no es el enemigo, es tu compañero, el que tu escogiste como esposo y debes orar siempre orar por el y no fallarle. Con tus actos lo puedes alcanzar para que crea en el Señor.

  • Cuando le cuentes tus cosas, recuerda lo que Dios ha hecho por ti.

Incluye a Dios en tus conversaciones, es decir, puedes contarle algo que te ocurrió, por ejemplo “amor, decidí poner en oración el tema de mi trabajo y la verdad que Dios escucho mi oración, ya tengo un trabajo” “amor me dolía muchísimo la cabeza, me sentía muy mal pero ore y se me quito todo” otro ejemplo es que cuando él te cuente sus problemas, puedas orar por él, o decirle que lo harás.

Recuerda que la religiosidad no tiene nada que ver con Dios. La religiosidad más bien nos aparta de Dios y de los seres que amamos. Si queremos que nuestros esposos crean y se conviertan al Señor debemos aprender a ser como Dios es, amorosa, comprensiva, siempre presente, fiel, incondicional. Recordemos que nuestra función como esposas es ser la ayuda idónea que ellos necesitan.

Que Dios bendiga tu vida y tu matrimonio.

Si te han gustado estos consejos, déjame tu comentario y si tienes algún tips que has usado y te ha resultado compártelo con nosotras.

6 comentarios sobre “5 tips que te ayudarán en la relación con tu esposo que no comparte tu Fe

  1. Mabel dice:

    Que bendición! Realmente se aprende a partir de los procesos por los que muchas veces pasamos para alcanzar madurez espiritual y desarrollar los frutos del Espíritu Santo. La sabiduría, la obediencia y la fe en Dios son la clave para tener la victoria en el matrimonio y en nuestro caminar con Dios. Gracias por estos maravillosos consejos. Bendiciones!

  2. Rohany dice:

    Gracias por los tips. Gloria a Dios por compartirlos. Me impacto mucho donde menciono que no es el enemigo y que por ende debemos verlo como Dios lo ve. Los colocare en práctica y sé que Dios hará su obra en él.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 + 20 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.